Poema: Borrador de una despedida

Querido amor:

Amor mío:

[Su nombre]:

Mi vida parece un erial. Flor que toco se deshoja. Y veo que estoy empezando a segar mi dolor para que tú lo recojas. Siento que no me queda corazón para otra bala de plata. En llano y liso, significa que prefiero que sufras tú y ser yo el amor que mata. No me he vuelto fría de repente: me he helado a fuego lento; aunque a ti te parece que soy la peor malinterpretando a la mala del cuento.

Me he vuelto un gato negro, a base de fuego y mala suerte, que sólo quiere perderse entre las sombras que separan el día y la noche. Inútil para calentarnos, como carbón mojado y enojado. Soy una arritmia de desilusión en un corazón hace tiempo desahuciado.

Aunque tú no te das cuenta, los martes y jueves ya no peleo hasta el final porque siempre me canso antes. Y no me quedan ganas de amor. En todo caso, de amantes.

Debo confesar que drogué a Morfeo con el hastío de aquellas últimas conversaciones. A la mañana siguiente me desperté siendo una declarada enemiga de los sueños y una ferviente partidaria de las acciones.

Lamento mucho ocasionarte dolor, si es que te duele todavía. Por favor, despídeme de tu esperanza y pídele que se cuide. Aquí se me acabó el licor y la energía.

PD: Soy más feliz en mi erial si soy yo quién corta las flores.

PD: No te quedes mirando atrás.

PD: Por favor, no llores. “.

Poema: BORRADOR DE UNA DESPEDIDA, incluido en ‘Sin mirar atrás: una introspección poética’ (Amazon, 2015 ), escrito  por Alicia Armas ( @dobleapunto ) |




“Querido amor:  Amor mío:  [Su nombre]:  Mi vida parece un erial. Flor que toco se deshoja. Y veo que estoy empezando a segar mi dolor para que tú lo recojas. Siento que no me queda corazón para otra bala de plata. En llano y liso, significa que prefiero que sufras tú y ser yo el amor que mata. No me he vuelto fría de repente: me he helado a fuego lento; aunque a ti te parece que soy la peor malinterpretando a la mala del cuento. Me he vuelto un gato negro, a base de fuego y mala suerte, que sólo quiere perderse entre las sombras que separan el día y la noche. Inútil para calentarnos, como carbón mojado y enojado. Soy una arritmia de desilusión en un corazón hace tiempo desahuciado. Aunque tú no te das cuenta, los martes y jueves ya no peleo hasta el final porque siempre me canso antes. Y no me quedan ganas de amor. En todo caso, de amantes. Debo confesar que drogué a Morfeo con el hastío de aquellas últimas conversaciones. A la mañana siguiente me desperté siendo una declarada enemiga de los sueños y una ferviente partidaria de las acciones. Lamento mucho ocasionarte dolor, si es que te duele todavía. Por favor, despídeme de tu esperanza y pídele que se cuide. Aquí se me acabó el licor y la energía. PD: Soy más feliz en mi erial si soy yo quién corta las flores.  PD: No te quedes mirando atrás.  PD: Por favor, no llores. “. . . Poema: BORRADOR DE UNA DESPEDIDA, incluido en ‘Sin mirar atrás: una introspección poética’ (Amazon, 2015 ), escrito por @dobleapunto | #love #poesía #poema #poemoftheday #frases #frasedeldía

Una publicación compartida de dobleApunto (@dobleapunto) el

Etiquetas

También te puede interesar ...

0 Pensamientos en “Poema: Borrador de una despedida”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Conectamos?

Comprar ‘Sin mirar atrás: una introspección póetica’

Portada

Haz click en la imagen para ir a la tienda.

Merchandising

Instagram

Sígueme en Twitter

Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies